Unos metros fatídicos que se han convertido en la pesadilla de cientos de conductores que a diario tienen que hacer el tramo de la autovía de Valencia que da con el acceso al circuito de Cheste. Se trata de una zona que lleva más de dos años en obras y la normativa que indica que no se puede circular a más de 80 kilómetros por hora ya no supone una amenaza para los conductores que se confían al considerar que los arreglos llevan ya más tiempo del debido.

Sin embargo las amenazas por descontado que se cumplen y la confianza de los conductores se ha convertido en una trampa para los que no respetan los indicadores de velocidad. Lo frecuente es que se conduzca por encima de los 100 kilómetros por hora. Y eso claramente tiene un precio. Concretamente hace dos semanas y durante varios días un vehículo de la Guardia Civil custodió el puente que cruza la autovía a la altura del acceso al circuito de Cheste y los radares móviles situados en ambos sentidos hicieron su agosto tras comprobar como por sistema los coches iban a más velocidad de la indicada en ese tramo de carretera.

Y aunque estas multas económicas suponen un auténtico fastidio para los conductores, los asiduos a este trayecto lanzan sus quejas en otro sentido indicando que el mal estado del firme y la confusión que existe por las marcas viales puede llegar a suponer un auténtico peligro que ya por desgracia dura demasiado tiempo.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×