Los conductores lo tienen claro. Si a día de hoy el móvil se ha convertido en un instrumento básico para todas las actividades que se llevan a cabo, también iba a tener un peso especial en lo que a recepción de multas de tráfico se refiere. Cada vez más conductores optan a la comunicación telemática para recibir las notificaciones de las sanciones de tráfico.

El principal motivo que ha dado lugar a que se releguen en muchos casos las tradicionales notificaciones en el domicilio postal, es que la comunicación telemática que puede hacerse vía mensaje a móvil o correo electrónico, está más a la orden del día y por consiguiente más visible para los ciudadanos que están en continuo contacto con estos avances de la tecnología. Se tiene miedo a fallos administrativos o errores burocráticos que hagan imposible o difícil el recurso de multa en caso de solicitarlo por tener en contra el tiempo que haya podido pasar. Por eso a través de esta opción y en concreto vía móvil, los conductores depositan una especial confianza, al poder contar continuamente y de manera directa con la información solicitada.

De esta manera se empieza a abordar un problema de serie con el que siempre ha contado la Dirección General de Tráfico (DGT) en lo referente a multas y direcciones de domicilios erróneos, además de que se agilizan los trámites de pago de sanción o identificación del conductor y permite que estos estén más tranquilos y avisados de todo lo referente a sus multas. Una buena manera de acercar posturas e incluso mejorar la comunicación de los ciudadanos con la administración.