Tu coche empieza a dar algún que otro problemilla, pero no te da la economía familiar para buscar uno nuevo. Ayer justo te comentábamos las ventajas de comprar un coche de segunda mano. Hoy seguimos con los consejos de este tipo, pero nos trasladamos a piezas de segunda mano para nuestros coches.

Si bien en el imaginario popular, hablar de desguaces implica pensar en el típico descampado lleno de coches viejos, chatarra y un ambiente de decadencia absoluto, lo cierto es que con la llegada de la crisis, se han empezado a explotar las ventajas de este negocio y se ha creado un auténtico negocio en este área.

Recomendaciones

Pero ojo, hay que seguir una serie de recomendaciones. Lo primero es informarte muy, muy, muy bien de qué pieza necesitas: características, datos concretos… Y luego por supuesto preguntar qué garantía y política de devolución nos ofrecen tras realizar nuestra compra. Podemos buscar por Internet en varios desguaces, o incluso llamar por teléfono. Cuanto más claro tengamos qué es lo que necesitamos, más fácil será buscarlo y menos probabilidad de error habrá.

Eso sí, no te conformes con el primer resultado. Busca, y compara en varios desguaces. El regateo suele ser habitual y, si lo haces bien, el ahorro que conseguirás podrá llegar incluso al 80%.

Otro consejo: si ves que es una pieza cuya instalación te será complicada, ni lo dudes, el taller es la solución, a pesar de que te suponga más dinero.

 

 

—–

No te pierdas:

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×