Los fallos más comunes de los parquímetros inteligentes de Madrid

Aunque ya no son considerados como nuevos y tienen cierta rodadura, los parquímetros inteligentes de la capital suponen para muchos un quebradero de cabeza y un motivo más para protegerse de las multas, debido a que siguen presentando una serie de fallos cuatro meses después de su implantación.

Más tiempo de la cuenta es lo que están necesitando los bautizados como parquímetros inteligentes de Madrid para asentarse entre los conductores. Los 4.000 nuevos tótems que empezaron a funcionar desde el 1 de julio, todavía presentan una serie de fallos causantes de la desesperación en muchos casos y en otros de las nuevas multas que implican a conductores.

Entre los fallos más comunes que hacen que las quejas sean constantes, nos encontramos con que estos nuevos parquímetros se bloquean más de la cuenta, dejando muchas veces sin dar el correspondiente recibo, teniendo que utilizar el teléfono de atención al cliente para que nos ofrezcan una solución ante este tipo de situaciones.

Otro de los puntos que presenta constantes incidencias, tiene relación con la hora de los tótems. Estos al no estar sometidos a control metrológico, sus horas no coinciden con la hora real, pudiendo excederse algunos minutos o en otros presentar síntomas de atraso. Este hecho hace que te cobren por un tiempo que no estás disfrutando, además de estar más expuesto a que esta falta de concordancia nos lleve a multas de la ORA.

Siguiendo la estela de imperfecciones que provocan los constantes fallos y la poca aceptación de los nuevos parquímetros, también encontramos problemas con la forma de pago. Las modalidades presentadas tanto para tarjeta como efectivo no siempre están disponibles, teniendo que lanzarse a la búsqueda contrarreloj de otro parquímetro en algunos casos o a cambiar o sacar dinero en los casos en los que el problema está en la tarjeta.

El procedimiento se ha complicado presentando más errores

En general el procedimiento se ha complicado y lo que antes se hacía en dos pasos, ahora resulta de cuatro, al tener que elegir primeramente la zona, verde o azul,  añadir la matrícula, determinar el tiempo y abonar el coste seleccionando un medio de pago entre efectivo o tarjeta. Más opciones a que se presenten errores a la hora de consignar datos, como está quedando demostrado.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×