El mes de febrero podría comenzar fuerte y cargado de polémica al contar con una nueva huelga que en este caso sería protagonizada por los controladores de los parquímetros. Un nuevo problema para su alcaldesa, Ana Botella al reclamarle estos mediante esta medida, más protección y menos despidos para su colectivo.

Los conductores madrileños podrían ser los únicos satisfechos de la huelga de 24 horas que se avecina para los días 11, 12 y 13 de febrero por parte de los controladores de los parquímetros. El motivo que tienen para llegar a esta medida tras no lograr en la negociación su cometido, es la reivindicación por el “goteo” de despidos además de exigir la subrogación de todo el personal que presta servicio. Esto supondría tres jornadas en las que cerca de 2.000 trabajadores dejarían de cumplir su función en las calles y permitiendo el libre aparcamiento en la zona SER.

Los paros convocados por los sindicatos CC.OO, UGT, USO y Sindicato Independiente de Transportes pretenden utilizar este tipo de presión para frenar una oleada de despidos que según la constancia de lo determinado en poco tiempo, ha costado de 30 a 40 salidas sin ningún tipo de explicación. Una cuestión que se ha elevado a huelga para garantizar el empleo y las condiciones laborales de los controladores de parquímetros.

Todavía pendiente de una rotunda confirmación, así como algún tipo de respuesta o reacción por parte del Ayuntamiento de Madrid como principal afectado por esta medida, puede que durante estos tres días de febrero los auténticos beneficiados sean los conductores, al poder disfrutar de aparcamiento gratis sin límites ni horas. Una ventaja que hace mucho tiempo se perdió en las calles de Madrid.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×