La decisión del Ayuntamiento de Alcobendas sobre el paso continuado por esta zona y la imposición de multas, ha dejado una excepción que se pasó por alto en un principio y que ahora salva del pago de sanciones a los trabajadores que diariamente tienen que acudir a la zona aunque no sean residentes.

Con el fin de evitar que la urbanización de La Moraleja se conviertiese en una zona de paso o en un improvisado atajo para llegar a la A-1, se tomaron hace unas semanas unas medidas drásticas por el Ayuntamiento de Alcobendas que restringía a base de multas el paso a los no residentes. Sin embargo su decisión contenía lagunas dado que se dejaba fuera y sin ninguna especificación la situación de los trabajadores que diariamente tienen que acudir a la zona.

Por ello dándose cuenta de ese olvido que inducía a pensar que también estos colectivos serían carne de cañón de las multas de tráfico por su paso continuado por la zona restringida del paseo Conde de los Gaitanes, se ha rectificado y quedado confirmado que tanto personal doméstico de las viviendas y los empleados de las empresas ubicadas dentro de la urbanización de La Moraleja, no se verán afectados por las multas de 80 euros determinadas para estos casos.

La medida que entrará en vigor previsiblemente el 4 de noviembre, impedirá el paso por la principal arteria los días laborables en la franja horaria comprendida entre las 7.30 y 9.30 horas. La sanción para los no residentes o que quieran atajar por este camino prohibido, hacia sus respectivos domicilios o puestos de trabajo, será de 80 euros tal como está determinado.

Fotografía: Gorka Lejarcegi

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×