Se trata de un sector que por su trabajo se ve irrevocablemente expuesto a las multas más de la cuenta. Afirman que «no ganan para sanciones» y precisamente para protestar por sus condiciones de trabajo los profesionales del transporte recorrieron y ‘atascaron’ las calles de la ciudad de La Coruña con el fin de que se hagan concesiones o se rebaje la radicalidad para su sector.

Casi 30 vehículos, entre furgonetas y camiones salieron del polígono de Pocomaco, escoltados por la Policía Local, rumbo a la torre de Hércules, donde pusieron fin a su trayecto leyendo un manifiesto en el que explicaban sus duras condiciones y sus críticas al sistema. Su principal queja radica en que consideran «excesivas y cuantiosas» las multas con las que los trabajadores del sector, tanto transportistas como mensajeros y repartidores se han visto obligados a pagar «por el injusto sistema de videocámaras de la vía prioritaria«.

Del mismo modo, en su petición no dudaron en recordar el servicio que prestan a los comerciantes y todas las «trabas» que tienen que hacer frente a diario. Todo ello consiguió originar una auténtica caravana de transportes que por minutos colapsó las calles de la ciudad gallega.