La DGT inició hace dos semanas una campaña para evitar las distracciones al volante y en la que se vigilaría el uso del móvil en los conductores. Acabada esta campaña, Tráfico nos ha ofrecido los datos: los agentes han controlado 855.000 coches, han puesto 10.889 denuncias por estar distraído y un total de 8.711 conductores han sido multados por hablar por teléfono mientras conducían.

Son cifras que nos demuestran que a pesar de que cada vez menos gente hace uso del teléfono mientras está al volante, siguen siendo demasiados conductores los que no utilizan los dispositivos autorizados para hacer llamadas. A pesar de ello, la DGT ha recordado que los manos libres también suponen una distracción para el conductor, a pesar de que está permitido.

Una campaña que se llevó a cabo coincidiendo con la nueva publicidad de la Dirección General de Tráfico, con su nueva directora María Seguí en la que se cambiaba el dramatismo por el humor, y una campaña que se ha saldado con un gran número de denuncias, igual más de las que las mismas autoridades esperaban incluso.