El mundo de los coches siempre ha supuesto un miedo extra en las mujeres. Conducir olvidando los prejuicios y la típica frase de ‘tenía que ser mujer’, son presiones que en vez de restar capacidades, han hecho que el sector femenino se crezca ante el volante.

Esto lo dicen las estadísticas de una manera bastante aplastante de la propia Dirección General de Tráfico (DGT), que confirma que el 79% de los infractores en España corresponde a hombres frente al 21% de mujeres. Ellas cuentan con menor siniestralidad y esto tal vez se deba a una buena suma de cualidades que hacen que su conducción sea diferente a la par que más segura.

Para las mujeres el hecho de conducir, supone una gran responsabilidad y más cuando se tratan de viajes en familia. De acuerdo con las cifras, siete de cada diez mujeres conductoras manifiestan miedo a sufrir accidentes cuando viajan con sus familias, mientras que entre los hombres, el pocentaje se reduce al 61%. Del mismo modo, esa prudencia también la encontramos en el hecho de que cuando hablamos de viajes largos, en el sector femenino no dudan en compartir o turnarse el puesto de conductor, frente al sector masculino que rara vez cede su función ante el volante.

A esto se tendría que sumar que ante los viajes las mujeres no dudan en revisar más los vehículos para  evitar imprevistos aunque por norma general los hombres siempre estén más pendientes de hacer cambios a lo largo del año de fallos y mejoras en sus vehículos. Distintos ejemplos amparados en datos que revelan cómo las mujeres se han ido abriendo paso seguro en las carreteras.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×