En los juegos siempre hay uno que gana y otro pierde. Esto es como en la vida real, pero a diferencia de cualquier ficción, en este caso, en un bar de Vigo, una partida del clásico juego del futbolín se saldó con un coche destrozado, una multa de 60 euros y algún que otro rasguño de más entre los implicados.

La discusión que tuvo lugar en un Bar de Arcade por el uso del futbolín, juego que desde luego comprobamos que desata pasiones, se saldó con una monumental pelea en la que el coche del otro implicado quedó seriamente perjudicado. El acusado completamente fuera de sí, se encargó de arrancar al Mercedes, su estrella insigne así como causarle daños valorados por el propietario en 1.672 euros.

La broma no quedó ahí y como parece ser que esa partida de futbolín era mucho más que un inocente juego y con un coche destrozado por otro lado, el acusado también le dio un cabezazo al propietario del vehículo, ocasionándole una brecha que terminó de escandalizar a los clientes del bar.

El resultado de esta pelea y conclusión que fijó el magistrado fue una multa para los dos hombres de 300 euros cada uno por las faltas de maltrato, así como otra multa exclusiva de 60 euros para el acusado de destrozar el coche del propietario. Moraleja que sacamos en claro, hay que saber perder para desde luego no tener que pagar, además de que debemos controlar nuestros impulsos que bastantes sanciones de por sí a diario nos tocan pagar.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×