Los radares no entienden de comprensión o pena y fieles a su cometido, han dado caza a un coche fúnebre que circulaba con demasiada prisa, lejos de lo esperado dadas las tristes circunstancias y cuya excesiva velocidad le ha valido una multa de tráfico de 600 euros.

La costumbre de captar vehículos que sobrepasan con mucho los límites de velocidad, no es nada nuevo para los radares que invaden nuestras carreteras españolas, sin embargo cuando el vehículo infractor es un coche fúnebre que circula a 199 km/h en una zona cuyo máximo de velocidad está establecido en 120 km/h, como en otras vías de alta capacidad, la sorpresa de la fotografía es mayúscula.

Sin querer pecar de irónicos, dado que no entendemos el motivo de tanta prisa, el coche fúnebre que fue detectado en la autopista AP-68 a su paso por el término de Tudela circulaba a una velocidad cercana a los 200 km/h, que resulta del todo escandaloso y más si se trata de un coche fúnebre del que hablamos.

El conductor de este improvisado Fórmula 1 cuya dirección más probable fuera el camposanto, tendrá ahora que hacer frente a una multa de 600 euros y la posible pérdida de seis puntos del carnet de conducir, ante el rigor y la falta de dinstinciones de los radares que sin ninguna pena le pillaron en plena carrera.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×