Si has mirado a ver si tienes multas (por ejemplo, en nuestro buscador), o te ha llegado una cantidad un tanto extraña a pagar, no lo dejes pasar, puede ser un error o peor aún, puede ser que alguien haya copiado tu matrícula. Si no te lo crees atento a esta historia.

La ciudad de Barcelona multó ni más ni menos que once veces a un coche que nunca había circulado por la ciudad condal. El coche pertenecía a una empresa asturiana y a ésta le ha costado bastante llegar a demostrar que no han pasado por Barcelona jamás.

Tuvo hasta que intervenir la síndica de Barcelona, y al final se desveló el misterio: el vehículo llevaba dos matrículas diferentes en la parte delantera y trasera; la de delante era la que había recibido la multa. Y menos mal que el asunto se resolvió porque menudo susto para los asturiarnos, que habían recibido multas por un valor que superaba los 500 euros.