Lo último ya para recaudar dinero sin piedad de las multas de tráfico, es en muchos casos la manipulación de éstas intentando que los conductores traguen sin más el pago por ciertas infracciones que según indican los datos han cometido, aunque nunca se hubiesen llevado a cabo. La picaresca está a la orden del día y muy pocos son los que pueden presumir de haber cazado a los mismos cazadores.

Un ejemplo concreto de ello y muy reciente es el que ha tenido que pasar un conductor mallorquín con su moto al recibir una multa de tráfico por exceso de velocidad que correspondía a un vehículo de Barcelona, el cual este ciudadano no había visto en su vida. Lo extraño del caso es que la denuncia contaba perfectamente con los datos de su ciclomotor y se adjuntaba además la fotografía del radar de un Renault Clio que circulaba por la A-2 de Barcelona a 114,4 km/h con la misma matrícula que su motocicleta.

Manipulación con Photoshop

Esto hizo sospechar al conductor y haciendo gala de su profesión, criminalista, se puso manos a la obra con su minuciosa investigación. El mallorquín pronto dio con la clave, al ver que la matrícula que figuraba en el Clio infractor estaba superpuesta sobre la original. Una forma de manipulación apoyada en el Photoshop que no fue del todo precisa y que este profesional sin ningún problema descubrió.

La hipótesis que mantiene este conductor es que el radar no captó bien los números de la matrícula y a riesgo de quedarse sin cobrar dicha multa, se escogió desde el Servei de Transit, la matrícula más parecida y se le hizo el arreglo con Photoshop. El destino quiso que fuera a parar a manos de un profesional que destapó el fraude y por una vez cazó al cazador que se quedó sin la recaudación.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×