El verano y las fiestas en los pueblos suele ser una mala combinación en la carretera, y siempre hay algún que otro radar que da fe de ello con multas para recordar al conductor que no hay que sobrepasar la velocidad establecida. En la provincia de Ourense, Tráfico ha instalado nueve radares para controlar la velocidad.

De hecho, han sido puestos por sorpresa en las vías de la provincia gallega. Seis de ellos han encontrado hueco en la autovía Rías Baixas, concretamente en los municipios de A Mezquita, Verín, Xinzo, San Cibrao, Toén y Rabadavia, según ha informado la Jefatura Provincial de Tráfico e informa La Región.

Los otros tres radares se han puesto en vías con velocidad limitada a 50 kilómetros/hora: en la carretera N525 a la altura de Coles; en la N541, en el barrio ourensano de O Pino y en OU540, en Bardabás.

Los conductores gallegos habrán de andarse con más cuidado a partir de ahora si no quieren recibir ‘un disgusto’ en casa en forma de multa.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×