Un nuevo modelo se impone en las urbes españolas, que recuerdan más a paisajes de otras urbes europeas que a la España de hace 10 años. Este nuevo modelo busca imponer al peatón sobre el conductor, apostando por otras formas de transportes más seguras y sostenibles para todos los ciudadanos. Es la "revolución del peatón".

Pero esta transición no se está llevando a cabo únicamente en España, sino en todos los países de Europa, ya que la propia Comisión Europea a dado a conocer recientemente su estrategia de transporte 2050, un ambicioso plan de movilidad europeo para acabar con los automóviles de combustible convencional en las ciudades y reducir en un 60% las emisiones de carbono en el transporte de aquí a mitad de siglo.

Para adaptarse a este nuevo régimen en las ciudades la DGT está preparando una serie de modificaciones del reglamento de circulación (RC) que cambiarán sustancialmente las reglas de circulación urbana y que podrían entrar en vigor para finales de este año. "Se trata de dar facilidades a los ayuntamientos para que puedan elaborar sus ordenanzas municipales sin tener que sortear el reglamento de circulación", explica Ramón Ledesma, subdirector de Ordenación  Normativa de la DGT. Para empezar, la principal medida está encaminada a la pacificación del tráfico mediante la adaptación de la velocidad máxima al tipo de vía. En lugar de un límite genérico de 50 Km/h para la totalidad de las vías habrá tres: : 20, 30 y 50 Km/h, según las características de cada calle y siguiendo la máxima de "a menor espacio, menor velocidad".

Así, el perfil automovilístico de nuestras ciudades va cambiando y adaptándose a las nuevas normativas.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×