Esta historia que vas a leer ahora puedes creer que sucedió en Estados Unidos, en Rusia o en cualquier otro sitio donde las armas de fuego son más habituales que en España, pero aunque no te lo creas, ha sucedido aquí mismo, concretamente en Pont de Suert, Lleida.

En la imagen, un radar al azar destrozado

 

Un radar pilló dos veces al Audi S3 de un vecino circulando a velocidad indebida, y él, que se enfadó mucho, decidió no recurrir las multas, sino hacer algo mucho más radical y, a su juicio, eficaz: con un rifle, le pegó tres tiros al radar que le había descubierto. Como es lógico, cámara de vídeo, flash, antena, objetivo… quedaron en condiciones penosas e inservibles.

Tan tranquilo pensaba en su inocencia, pero más tarde los agentes, que consiguieron llevarle a juicio, demostraron que un coche sospechosamente igual al suyo ("único en la zona", dicen) paró al lado del radar justo antes de que dejara de funcionar.

El conductor, de 35 años, finalmente ha sido declarado culpable y tendrá que pagar, para empezar, 5.400 euros de multa, y para continuar deberá hacerse cargo (él o su aseguradora) de la reparación del radar que destrozó, lo que asciende a unos 33.000 euros.
 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×