El radar aéreo, Pegasus ha comenzado muy fuerte su tarea de controlar las carreteras españolas en busca de aquellos conductores que no respeten los indicadores de velocidad. Su trabajo con las multas se dispara en una semana, motivo suficiente para estar alerta al volante y al cielo.

Con cierto retraso que nos llevó a dudar de si sería más un instrumento para meter miedo que efectivo con los controles de velocidad, Pegasus, el radar aéreo de la Dirección General de Tráfico (DGT), ha logrado en poco tiempo unas cifras elevadas en lo que a materia de multas de tráfico se refiere. Según lo estimado por Tráfico, el porcentaje de infracciones relativas al exceso de velocidad detectadas es cinco veces superior al de otro tipo de radares.

Esto tiene una explicación muy sencilla que realmente no nos extraña al tratarse de un radar que está fuera del alcance visual de los conductores. Estos a diferencia de cómo actúan con otros, que se pueden encontrar escondidos en arcenes, descuidan su velocidad sin saber que desde el cielo están siendo minuciosamente controlados.

Pegasus, no sólo logra pasar completamente desapercibido sino que permite a los agentes una detección selectiva de posibles infractores, centrando su atención especialmente en aquellos vehículos que desde un primer momento muestran una velocidad notablemente superior a la del resto.

Sus controles en  una semana, de manera concreta entre el 8 y el 14 de abril, sirvieron para analizar 522 vehículos de los cuáles 88 cometían exceso de velocidad. Una actividad que se prolongó durante 24 horas de vuelo, aspecto que pone en cuestión la eficacia de este radar aéreo.

A diferencia de los otros tipos de radares, Pegasus ha supuesto una gran inversión al partir de un sistema cuyo precio era de 60.000 euros a los que habría que añadir otros 100.000 de instalación y el coste de cada hora de vuelo. Todo ello sería un buen ejemplo de que este radar particular puede poner multas cinco veces más que otros, aunque económicamente salga mucho más caro. Por lo que en materia de efectividad real, seguimos manteniendo nuestras dudas.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×