De una manera drástica y casi por sorpresa la ciudad de Pekín ha decidido que éste no es lugar para que los peatones o ciclistas crucen en rojo los semáforos y por ello se promete un futuro más seguro en la ciudad por medio de multas de tráfico.

El resultado de una ciudad con continua actividad, flujo incesante de tráfico y bullicio de ciudadanos en cada rincón, convierte a Pekín en un foco realmente peligroso para los desplazamientos. Su densidad de movimiento ha obligado a crear el denominado ‘estilo chino’ para cruzar las calles, que recordando a la popular obra de teatro de Lope de Vega, ‘Fuenteovejuna’, todos a la una, indica sencillamente que ante una carretera los peatones cruzan en grupo con decisión, tanto si el semáforo está en rojo como en verde.

Una práctica realmente peligrosa con la que se ha decidido acabar y que implicará a partir de ahora lluvia de multas para todos aquéllos que decidan ignorar esta medida. Según lo establecido en la norma, los peatones que se atrevan a cruzar cuando el semáforo esté en rojo serán multados con 10 yuanes lo que equivaldría a 1,62 dólares, 1,24 euros respectivamente, mientras que para las bicicletas y otro tipo de vehículos no motorizados las multas serán de 20 yuanes, 3,24 dólares ó 2,48 euros.

Una medida bastante exclusiva que podría ser copiada en otros rincones del planeta para defender la seguridad y de una manera bastante inteligente recaudar que no ha dejado indiferente a los ciudadanos. Estos que todavía se están acostumbrando a la norma que entró en vigor hace meses que obliga también a los conductores a detener siempre sus vehículos cuando los semáforos estén en ámbar, planteándose de esta manera si volver a repetir el examen de conducir ante los numerosos cambios en el estilo de conducir que ha incorporado esta ciudad.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×