Cuando salimos de viaje siempre nos ponemos atacados. Comenzamos a llenar el coche de bolsas y maletas, bocadillos para el camino y todo tipo de enseres que nos harán más agradables los kilómetros a recorrer y sin embargo a veces con tanto preparativo olvidamos tener a mano lo más importante en caso de que un agente nos parase: la documentación obligatoria.

Si queremos evitar multas, tenemos que llevar siempre con nosotros una serie de papeles indispensables en carretera para que en caso de que nos pare un agente de la Guardia Civil y nos solicite la documentación del vehículo, podamos sortear las sanciones que la falta de estos acarrea.

En primer lugar es completamente necesario el tener a mano el permiso de conducir que por supuesto debe de estar en regla y ser válido para el tipo de vehículo que se conduce. En el mismo grado de importancia también se debe de portar el permiso de circulación, documento en el que figuran los datos técnicos del vehículo y la información de su propietario, que puede ser sustituido por una autorización provisional de la Jefatura de Tráfico. También será obligatorio llevar la tarjeta de Inspección Técnica así como el informe favorable de la ITV, con la pegatina siempre visible en la luna delantera.

Por último y aunque en estos casos los agentes pueden hacer un poco más la vista gorda si nos faltasen, es también conveniente llevar el recibo de la póliza del seguro así como el último recibo del pago del Impuesto Municipal de Circulación o del impuesto de vehículos de tracción mecánica.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×