Existen situaciones o circunstancias en las que se exagera el peso de una infracción con el fin de hacer efectivas las multas de tráfico a cualquier precio. La necesidad de recaudar y de utilizar las sanciones como instrumento y solución para llenar las maltrechas arcas de municipios hace que se den extraños casos.

Uno de estos casos en los que podemos creer que estamos ante una broma pesada o una situación más cercana a humor negro, tiene su origen en un pueblo de Murcia. Allí un joven de 17 años se le sancionó el pasado mes de agosto, al circular con su bicicleta en sentido contrario. Esto le valió la reprimenda del agente y una multa de tráfico de 500 euros además de la retirada de 6 puntos del carnet.

Lo más curioso de este caso es que este menor que ha visto cómo de su acción se ha desencadenado toda una serie de consecuencias, no posee ahora mismo dada su edad, el carnet de conducir. Sin embargo esto no ha sido ningún impedimento para que la sanción haya seguido adelante con todo su peso y ha quedado especificado expresamente que la retirada de puntos tendrá memoria y se hará efectiva cuando el menor obtenga el necesario permiso de conducir.

Esta postura ha sido calificada por los padres del joven como “exagerada” y ante la falta de información y de notificación en su debido momento tienen previsto recurrir la multa, asegurando que toda falta merece un castigo pero que en el caso de su hijo se han extremado las medidas. Tanto es así que su multa de tráfico y pérdida de puntos tienen memoria y tendrán que esperar para que se cumpla a que el joven decida sacarse el carnet de conducir.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×