Si bien es cierto que con la crisis económica se ha puesto más que nunca a la moda lo de poner multas, en muchos casos completamente justificadas, también muchos Ayuntamientos han aprovechado esta coyuntura para intentar llenar las maltrechas arcas a base del bolsillo de estos supuestos ‘infractores’. Sin embargo en esta guerra entre ciudadanos y multas, la astucia se ha convertido en la clave para poder escapar de éstas airosos, aunque en muchos casos se cometa un doble delito.

Precisamente con la idea de evitar las sanciones de tráfico dos personas de Pilas, Sevilla, se arriesgaron más de la cuenta al poner a nombre de otro, un coche y de esta forma escapar de las multas. Su método les resultó bastante sencillo al dedicarse uno de ellos al negocio de la compraventa, hecho que le facilitó la documentación de la víctima elegida para cambiar la titularidad del automóvil. La víctima un ciudadano rumano, fue el encargado de dar la alarma a la Guardia Civil, cansado de que le llegasen denuncias de tráfico, de un vehículo que nunca había poseído.

De este modo, después de recabar las pruebas pertinentes y de las distintas investigaciones los dos acusados pasaron a disposición judicial acusados de un delito de estafa y usurpación del estado civil.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×