Comprarte un coche nuevo es toda una emoción: qué color elegir, qué tipo de coche, buscar un aparcamiento para tenerlo siempre recogidito y el seguro que más se adapte a tus necesidades. Pero… espera… ¿cuál es ese seguro? Si no eres un poco entendido en el tema puede que te pierdas en los seguros y es normal: la denominación es complicada y cada una tiene una serie de coberturas. Tranquilo, te vamos a ayudar:

– Seguro a Terceros.
Cubre los daños corporales y la muerte de un tercero en un accidente, pero hasta cierto importe (70 millones por siniestro en daños a personas y 15 millones a bienes). La indemnización por daños materiales es menor. Se trata del mínimo seguro obligatorio que se puede contratar; el no tenerlo implica una multa.
No cubre en ningún caso el daño propio, ni al propio vehículo, ni a los parientes cercanos o cónyuges que puedan resultar dañados en el accidente.

– Seguro a Terceros Ampliado / Combinado.

Se trata de un seguro que amplía lo que ya cubre el seguro a Terceros con otros servicios. Es una alternativa económica a la opción más completa, el Todo Riesgo, pero sin llegar a ser tan sumamente básica como la del seguro a Terceros básico. El seguro a terceros ampliado tampoco cubre daños al asegurado o a su vehículo en caso de accidente, pero se pueden incluir unas pólizas complementarias como la asistencia por robo, incendio o rotura de lunas, las opciones más comunes.

– Seguro a Todo Riesgo.
Como su propio nombre indica, el seguro a todo riesgo ofrece una opción combinada de todas las posibilidades anteriores, la del seguro a Terceros y a Terceros Ampliado. Además, cubre también daños propios (en nuestro vehículo y por nuestra culpa), incluso si son daños pequeños en algunos casos. Obviamente, es la opción más cara.

– Seguro a Todo Riesgo con Franquicia.
El seguro a Todo Riesgo con Franquicia está muy de moda últimamente, ya que se trata de una opción más económica de la opción Todo Riesgo. Claro que tiene sus limitaciones: éstas consisten en que cuando hay que pagar una indemnización, el asegurado pagará una parte fija de los gastos que se produzcan en su coche. Esa cantidad fija que tiene que pagar es la franquicia: cuanto mayor sea ésta, menor será la prima a pagar.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×