En 2012 la Dirección General de Tráfico (DGT) ha invertido por multas un total de 407,5 millones de euros, según las cuentas del organismo que dirige María Seguí, lo que ha supuesto según las comparaciones una reducción del 12 por ciento con respecto a lo representado el año anterior.

Las multas de tráfico siguen siendo uno de los grandes problemas de los ciudadanos que con la dureza de la crisis económica han visto como por medio de sanciones, se regeneraban muchas arcas municipales. Los datos por el contrario y aunque cueste creerlo, resultan más optimistas para estos, dado que en comparación con el año anterior se ha producido una reducción de lo recaudado.

En total, según lo contabilizado, Tráfico formuló 4,1 millones de sanciones el año anterior, cifra que no fue la única que experimentó un descenso en relación a sus gestiones, debido a que también disminuyeron las tasas derivadas de renovaciones del carnet de conducir o matriculaciones. Un descenso que responde a una sencilla explicación.

El hecho de que se viva un mal momento económico, la falta de empleo y el miedo a las multas de tráfico, así como lo gastos en combustibles, hacen que muchos conductores hayan aparcado más de la cuenta sus vehículos y otros directamente prescindan de ellos. Razones de peso que intentan demostrar cómo ante las angustias económicas se toman prioridades y se intenta no ser víctimas del afán recaudatorio que hay en el ambiente.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×