Trucos para aparcar la agresividad al volante

La rutina se ha instalado ya de lleno en nuestras vidas y con ella, los viajes o más bien carreras al trabajo, al colegio, a la compra y demás imprevistos diarios. Toda esta presión y tensiones acumuladas al día tendemos a descargarla al volante, convirtiéndonos en un peligro para peatones y para el resto de integrantes de las vías y calles.

Para aparcar esa agresividad mientras se conduce, es necesario tener claras una serie de pautas e intentar no olvidar nunca que la acción de conducir entraña siempre riesgos, por lo que debemos mantener una atención y claridad en todo momento y bajo cualquier circunstancia. Considerar el interior del vehículo como un espacio para la desconexión y olvidar por un momento las prisas, siempre ayudará además de desterrar la idea de que el resto de conductores están en contra de ti.

Del mismo modo, solemos pagar nuestros problemas y la falta de un eslabón más en la cadena de gritos con un uso incesante del claxon para cualquier situación, dejando entrever frustaciones y preocupaciones que encuentran salida gritando sin filtro alguno a los demás. Para paliar este comportamiento, ponle freno a tu estrés y utiliza algún tipo de técnica de relajación. La música que mejor humor nos despierta es una gran aliada para lograr este cometido.

Cargar el maletero y uno mismo de buen humor

Lógicamente la clave para realizar los viajes en coche con mayores dosis de felicidad, reside en disfrutar de la conducción, tolerando los errores que de manera puntual puedan cometer los demás y aceptando y reconociendo los propios. Todo se resume en lograr tomar tanto la vida como los viajes en coche, aunque sean rutinarios, con buen humor.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×