Por sorprendente que parezca el titular, más nos parecería que esta noticia ocurriese en nuestro país. Sin embargo aquí estamos hechos de otra pasta y no es precisamente nuestro fuerte la honradez en determinadas ocasiones. Si hace una semana nos hacíamos eco de las multas que en Galicia se habían quitado a miembros de partidos políticos y entes públicos como favores personales, ahora para sacarnos más los colores publicamos esta noticia que nos sorprende gratamente acerca de un agente de tráfico.

En una localidad de Argentina, un agente de tráfico ha dado una clara lección de moralidad y ejemplaridad. El sujeto que desempeña el cargo de jefe de Inspecciones de Tráfico, cometió una infracción, en concreto ir en su moto sin el casco de seguridad, por las prisas. Sin embargo lejos de beneficiarse de su cargo o de dejar correr tal falta que es una multa segura e importante para cualquier motorista, este agente cuando vio que le faltaba el casco decidió detenerse. Ni corto ni perezoso este agente al instante llamó por teléfono para que otro compañero le acercase el casco hasta donde se encontraba y no salió de nuevo hasta que lo llevó puesto.

Sin embargo la proeza va más lejos aun y cuando dicho agente llegó a su destino, lo que había sucedido no lo dejó caer en saco roto y se aplico a sí mismo una multa por su infracción cometida, que pagó delante de todo el mundo, cumpliendo de lleno con su trabajo. Un ejemplo de profesionalidad y de honradez.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×