El Tribunal Supremo ha condenado a tres años de cárcel a un agente de la policía municipal de Lepe (Huelva) por un delito de falsedad documental. Los hechos que ponen de manifiesto la culpabilidad del policía se basan en que éste manipuló e incluso minimizó las consecuencias que podían haber recaído sobre él, ante una multa que le había sido impuesta.

El Policía que originariamente tenía que hacer frente a una sanción que le había sido puesta por parte la Guardia Civil al llevar a cabo un adelantamiento con línea continua en un cambio de rasante y además en un día de niebla, simuló e intercambió esa multa por otra de aparcamiento indebido a esa misma hora y día. De esta manera y para poder llevar a buen puerto su coartada, el agente tuvo que falsificar hasta cuatro documentos, incluido el parte de recogida del vehículo por parte de la grúa para dar una mayor credibilidad a lo que él defendía por escrito.

El objetivo del condenado era negar su presencia y culpabilidad ante este hecho y de esta manera eludír una multa mayor que le acarrearía además del importe económico, la pérdida de puntos del carnet de conducir.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×