Si algo nos puede sorprender más, es que un profesor de autoescuela encargado de enseñar a los alumnos a conducir, los peligros de las carreteras, las buenas formas al volante y la manera más segura de llevar un coche con libertad, indique todos esos mandamientos bajo los efectos del alcohol. ¡Menudo ejemplo y paradoja!

Pues esto ha sucedido en la realidad, en concreto en Barcelona, donde un ciudadano avisó a la patrulla al considerar que el profesor de autoescuela presentaba supuestamente estado de embriaguez. Cuando la policía se presentó, en ese momento llevaba el coche una alumna  y pudieron comprobar que el profesor desprendía un fuerte olor a alcohol, así como presentaba los ojos muy brillantes.

Las impresiones se hicieron realidad y tras hacerle la pertinente prueba de alcoholemia el profesor dio 0,75 miligramos por litro de aire espirado, el triple de lo permitido. Un verdadero shock para los presentes y que le ha costado una imputación al educador vial , por un presunto delito contra la seguridad del tráfico, interviniéndole el carnet de conducir además de ser citado a un juicio rápido.

La mejor forma de educar es con el ejemplo y esto demuestra que en casa del herrero cuchillo de palo.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×