Un vacío legal era la excusa suficiente para poder poner en práctica una actividad que por contra está penada y duramente castigada. Vender el coche en una zona pública podría alcanzar los 1.500 euros de multa  con el fin de erradicar una práctica que se está extendiendo mucho en los últimos tiempos.

Acabar con la situación de ilegalidad de venta de vehículos en la vía pública será más rígidamente vigilado y penado con multas. La creciente práctica de la venta de vehículos en zonas públicas en los últimos tiempos, motivado principalmente por la dureza de la crisis económica y la picaresca, puede que tenga los días contados o es lo que se pretende a base del pago de elevadas sanciones económicas.

Esta actividad desarrollada en lugares no autorizados y con ánimo de lograr beneficios económicos supone una clara desventaja en la competitividad con el complejo empresarial dedicado de pleno a este oficio, por lo que con el fin de dotar de protección a este sector se podría establecer futuras modificaciones que incluyesen este punto relativo al tráfico y en concreto a la adquisición y venta de vehículos en las zonas públicas.

De esta forma las autoridades locales podrían controlar a aquellas personas que actúan apoyándose en cierto vacío legal y que salvo supuestos excepcionales, practican una actividad fuera de lo marcado por la ley. Motivo suficiente para que planeen multas desde 750 hasta 1.500 euros al deteriorar una de las actividades comerciales más importantes de nuestro tiempo, que por la crisis no vive especialmente sus días más brillantes.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×