En Vigo, concretamente en la zona de Patos han tenido que hacer con urgencia los deberes debido a que la escasez de sitios para aparcar y la mala señalización de las zonas prohibidas les había supuesto un problema con los turistas, los cuáles amparándose en estos antecedentes recurrían por sistema todas las multas impuestas en los últimos días.

La situación un tanto caótica se ha visto agravada en verano con la llegada de más personas dispuestas a disfrutar sus días de vacaciones que unido a la falta de preparación en la zona, ha culminado en una lluvia de multas que sin embargo no han llegado a buen puerto para suerte de los interesados. El motivo era aparentemente sencillo, los vehículos que querían acceder a la playa ante la falta de espacio se veían obligados a aparcar alrededor de un apartahotel que se encontraba en el área y a escasos metros de la playa, desconociendo que se trataba de zona prohibida por su falta de señalización. Esto provocaba frecuentes atascos en las inmediaciones del alojamiento que dificultaba el tráfico durante el día.

Por ello y para prevenir a los conductores de la prohibición expresa de aparcar en la zona, el Concello a propuesta de la Policía Local ha decidido hacer expresa la restricción con nuevas señales verticales además de marcar a conciencia el pintado de línea amarilla en las aceras para hacer más evidente la prohibición. De esta manera se han acabado ya las posibles excusas si se aparca indebidamente en esta zona y nos queremos librar de la multa.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×