Las tecnologías avanzan a pasos agigantados y lo que se supone que era un chiste en toda regla es ya una realidad. Para conducir en un futuro y desde lo marcado desde ya mismo, las manos no necesitan estar primorosamente en el volante porque a través de la tecnología Wi-Fi nuestro vehículo estaría conectado con el de delante e imitaría sus movimientos, incluso en las curvas.

Podría parecernos una película del futuro pero este hecho tiene ya un origen y un responsable en toda regla. Se trata de una compañía sueca que ha desarrollado una tecnología necesaria para poder conducir sin tocar el volante e incluso sin mirar a la carretera. El ejemplo para ver tal proeza tiene su demostración para los más incrédulos. En un campo de pruebas de Gotemburgo a 90km/h en plena curva una conductora no toca el volante. Imita los movimientos del camión de delante, incluso los cambios de carriles y todo ello gracias a la tecnología Wi-fi.

La tranquilidad del secudón como podríamos llamar al segundo vehículo, dependería del primero que es el que se hace por completo responsable de la conducción no sólo de su vehículo, ni del segundo, sino de todos los que decidieran apuntarse a este tipo de conducción en trenecito. Por supuesto como requisito indispensable si se quiere liderar y conducir siguiendo este procedimiento, el primero de la fila tendrá que pasar obligatoriamente un control de alcoholemia al depender el resto de vehículos de su estado. Un cuchillo de doble filo, para el que tal vez no estemos todavía del todo preparados.

 

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×