La DGT cambió su método de gestión de los radares en 2015. Desde el año pasado tan sólo podremos superar el 7% de la velocidad estipulada

¿Piensas que los radares sólo saltan cuando superamos el 10% de la velocidad de la vía?

Foto:autopista.es

Algo común es circular a unos 135 km/h en las vías que tienen el límite en 120 km/h. Es habitual: calculamos el 10% (132 km/h) y nos damos una pequeña propina. Pero el límite del 10% es cosa del pasado, puesto que desde el año pasado sólo podremos superar el 7% de la velocidad estipulada por la DGT.

Sin embargo, ese porcentaje no se aplicará en su totalidad: para velocidades inferiores a 100 km/h, la Dirección General de Tráfico no lo aplicará, dado que, parafraseando a la propia DGT, sería casi imposible percibir ese porcentaje si circulamos, por ejemplo, a 40 km/h (radar a 42,8 km/h). Así, dan márgenes mayores hasta los 100 km/h (+9 km/h). En los límites a 110 km/h y 120 km/h sí que serán aplicados, aunque nos regalarán unos dos kilómetros extra de velocidad: 120 y 131 km/h respectivamente.

Limitaciones de velocidad y activación de los radares

Esos límites serán genéricos para todo el territorio español, salvo para las CCAA de Cataluña, País Vasco y Navarra, puesto que tienen transferidas las competencias en esta materia. Así las cosas, en el resto de España nos guiaremos por la siguiente tabla:

Los radares no perdonarán a los camiones; los helicópteros a nadie

Hasta ahora, los radares no habían hecho distinción entre los diferentes tipos de vehículos que circulan por nuestras carreteras. Sin embargo, los nuevos radares sí tienen la opción de comprobar qué tipo de vehículo es el que pasa delante de sus narices.

Los radares colocados en helicópteros no tienen ningún margen de error: multan a la mínima

¿Y qué significa eso? Que, si conduces una furgoneta a más de 100 km/h, por ejemplo, en una autovía limitada a 120 km/h el radar podrá multarte. ¿Por qué? Porque el límite para ese tipo de vehículo es de 90 km/h. El radar será capaz de reconocer los diferentes vehículos, su velocidad máxima específica y ¡zasca! Ahora tendremos que andar con cuidado conduzcamos lo que conduzcamos.

Por otro lado, y no menos importante: los radares instalados en helicópteros no tienen margen de error. En este caso, dicho radar hará tres mediciones consecutivas de tres segundos cada una. Si conducíamos por encima del límite establecido en esta situación tendremos una multa en casa después de unas semanas.

No es un mito: los radares móviles tienen que estar señalizados

Los radares móviles también tienen que ser señalizados previamente. Pues según la DGT, “la finalidad que se busca a través de la vigilancia y control de la velocidad es que los conductores respeten los límites de velocidad establecidos en general, y en particular en aquellos tramos identificados como potencialmente peligrosos. La denuncia no es, en ningún caso, el objetivo final”.

De esta manera, los radares móviles que se coloquen en nuestras carreteras deberán llevar un cartel de señalización varios metros por delante para que el conductor pueda saber que existe un control de velocidad.

Límites de ayer, multas de hoy

Otro tema a discutir es el de la validez de los límites actuales. Hay sectores en nuestro país que están intentando cambiar los límites de velocidad para elevarlos. Uno de ellos es el Movimiento 140 que, como reza en su propio nombre, quiere que la DGT aumente el límite de velocidad hasta los 140 km/h en autopistas y autovías.

A un límite de 120 km/h el radar saltará a partir de los 128,4 km/h

Para ello se basan, entre otras muchas cosas, en que estamos en un sistema de limitaciones muy antiguo, que data de 1972; en que la velocidad no es la causa principal de las muertes en carretera; o en que el 26% de los fallecidos es por ausencia del cinturón de seguridad… Esto sin contar con que los vehículos están diseñados para soportar con seguridad velocidades de crucero muy superiores, incluso sobre carreteras en un estado de conservación deficiente que algunos estudios sitúan a niveles de 1985.

Siempre queda la posibilidad de recurrir estas sanciones

Sea como sea, en la actualidad el límite está, como hemos dicho, en los 120 km/h, que podremos superar hasta los 131 km/h siempre que no haya un helicóptero merodeando en el cielo de nuestra zona. Por otro lado, es recomendable circular a una velocidad inferior a esos 131 km/h para evitar una multa por una mala calibración del radar.

Siempre podrás recurrir la sanción, miles de casos pasan por nuestras manos al año con grandes resultados. En Pyramid Consulting estimamos el 70 por ciento de los contenciosos presentados.

Fuente:motorpasionmoto.com

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Radares de ruido, nueva solución contra la contaminación acústica

Los radares no acreditan la aplicación del margen de error

¿Radares autónomos? Llega la última tecnología para multar en carretera