Existen algunas vías pioneras en los Países Bajos donde llevan a rajatabla el ahorro energético. Para conseguir su objetivo aprovechan la luz solar y pintura fluorescente, logrando una combinación que sustituye las farolas por unas marcas viales que brillan con luz propia.

Se trata de una prueba piloto que se está experimentando inicialmente en la autopista holandesa N-329 a escasos 100 kilómetros del sudeste de Ámsterdam. La idea completamente ecológica busca el aprovechamiento máximo de los recursos naturales como la luz solar proyectada ésta en una calzada pintada con material fluorescente. De esta forma durante el día se absorve la luz que se reflejará durante la noche a través del potente y verde neón.

Se trata de un recurso destinado al ahorro de la manera más limpia, sin afectar a la seguridad de los conductores. Estas vías que brillan con luz propia sustituirían al gasto derivado de las tradicionales farolas, logrando iluminar hasta ocho horas en la oscuridad, aunque presenten también ciertas carencias que se están intentando suplir de alguna manera, al depender completamente de la luz solar.

Esta casi realidad creada por el artista Daan Roosegarde no es la á única iniciativa que ha hecho de las carreteras medios más inteligentes para los conductores. Otro de sus proyectos que ha sido todo un éxito es la utilización de pintura termodinámica que alerta a los conductores con románticos dibujos de copos de nieve del riesgo de heladas en la zona. Una manera sostenible y hasta ‘poética’ de hacer brillar de manera natural el paisaje holandés.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×