Cómo interpretar señales de los agentes de tráfico

Desconocer las indicaciones nos puede llevar en un momento dado a vernos envueltos en un problema y también a recibir una multa de tráfico. Las normas no sólo se encuentran por escrito en señales o carteles, sino que también pueden ser captadas por los conductores mediante gestos de los agentes. Además su presencia siempre es signo de autoridad, prevalenciendo estas indicaciones, frente a todo lo demás.

Dentro de las prioridades y obligaciones de todo conductor, es importante conocer e interpretar correctamente las señales de los agentes de tráfico. No es nada extraño que en alguna ocasión hayamos creído que nos daban el alto de forma particular, estando realmente ante un control genérico. Por lo que por su utilidad es incuestionable y para remover en nuestros conocimientos las enseñanzas de la autoescuela, dejamos una guía sencilla y rápida para distinguir en cada gesto de los agentes de la norma de tráfico que le acompaña.

Antes que nada, se tiene que saber que tanto Guardias Civiles, Policías Municipales como Agentes de Movilidad son los máximos responsables de que se cumplan las normas en carretera. Esto hace que sus órdenes prevalezcan sobre marcas viales, señales verticales y hasta semáforos. También sus indicaciones no admiten demoras, tiene que cumplirse siempre de inmediato, de lo contrario nos estaremos jugando peligrosamente la multa.

Señales ópticas y acústicas

Las señales de los agentes destinadas a los conductores, pueden ser ópticas y también acústicas (el silbato también tiene su particular funcionamiento de pitidos). Centrándonos en el primer tipo y en concreto en la señal de alto, diremos que es bastante intuitiva con el agente con el brazo en alto y por lo general, en la trayectoria del vehículo o vehículos a los que se está deteniendo. Si en un caso extremo se quiere la detención de todos los vehículos, en ambos sentidos, el agente entonces extenderá los dos brazos con las palmas de las manos estiradas. Entre las señales propias de los policías a los coches, es muy característica la que obliga a deternerse a los que se aproximen por el lado en el que se encuentra levantado ese mismo brazo.

En función de la visibilidad, se pueden acompañar estos gestos de detención, con luces, siendo la roja o amarilla las encargadas de determinar la parada obligatoria. En cualquier caso, antes de llegar a este tipo de luces, se suele indicar por medio de una señal, la reducción de velocidad que porta el agente con una luz que se balancea de arriba a abajo y si es de día la realizará con la palma de su mano extendida. Muy importante es recordar que siempre que un agente vaya en moto y tenga su brazo extendido hacia abajo, señalando el arcén, nos estará indicando de una detención obligatoria en esa misma dirección.

Las señales acústicas nos indican que un toque de silbato implica reanudar la marcha y una serie corta de pitidos que hay que pararse lo antes posible.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×