¿Hasta qué edad se puede conducir?

Conducir con más de 65 años
Para conducir es necesario tener algunas capacidades en pleno rendimiento. Y es que los reflejos, la vista y la audición, por ejemplo, son cruciales. A partir de ciertas edades, esas capacidades pueden verse afectadas.

A medida que cumplimos años, la mayoría vemos cómo cosas que antes eran cotidianas, se complican. Eso puede afectarnos a la hora de conducir, por lo que es fundamentan observarse y ser consciente, cada uno, de sus limitaciones.

Reducción del ángulo de visión, dificultades para ver de noche, problemas de audición, dificultad para hacer varias tareas a la vez… Son algunas actividades que los mayores, a veces, ven resentidas.

Además, a partir de una determinada edad es común tomar algunos medicamentos. Algunos de ellos pueden afectar también a la hora de conducir.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de conducir?

En España no existe una edad límite para conducir, sino que se realizan periódicamente test psicotécnicos. Pero, aún así, no está de más tomar ciertas precauciones a partir de cierta edad.

Por eso, lo mejor es evitar conducir con condiciones meteorológicas adversas. Y es que la lluvia, por ejemplo, nos podría poner en situación de riesgo.

Siempre se viaja mejor a la luz del día. Por eso, es mejor evitar las noches, las vías poco iluminadas, y la hora del ocaso o el amanecer.

El tráfico puede provocar situaciones de estrés nada convenientes. Así que lo mejor es programar detalladamente los viajes, buscando los días y horas con menos tráfico.

No solo los mayores

Si siempre es importante hacer pausas mientras se conduce, la gente con más años debe hacerlo con especial cuidado. Hay que evitar, por tanto, los trayectos largos, y al primer síntoma de fatiga, hacer un descanso.

También hay factores que no dependen de nosotros. Es el caso de los conductores imprudentes o agresivos. Si nos encontramos con uno, debemos evitarlo en la medida de lo posible.

No beber nada de alcohol, ni siquiera un poco, cuando se va a conducir.

Como decíamos, algunas medicaciones pueden interferir a la hora de conducir. El médico podrá indicarnos si es así, o si no tiene relación.

Algunos ejercicios de entrenamiento cerebral nos ayudarán a permanecer más alerta. Crucigramas, sudokus… siempre son buena idea.

Es fundamental acudir frecuentemente al médico, para confirmar que tenemos un buen estado de salud.

¿Hasta cuándo puedo conducir?

No hay una edad límite para conducir, pero sí unas condiciones físicas. Por tanto, debemos estar atentos a nuestro propio comportamiento para saber si nos podemos seguir sentando al volante.

La DGT da, para estos casos, un listado de señales que podrían querer decir que lo mejor es dejar el coche:

– La actitud del copiloto es importante. Si vemos que va rígido o asustado, podría significar que debemos dejarlo.

– El propio conductor empieza a notar cierta inseguridad.

– Sufre con cierta frecuencia pequeños accidentes, rozaduras y choques.

– Otros conductores se quejan y le pitan.

– Tiene más despistes y equivocaciones en las rutas habituales.

– Los desplazamientos conocidos le llevan más tiempo del acostumbrado.

– Cree que hay más sobresaltos que antes, más gente que actúa mal a su alrededor, motoristas, ciclistas y peatones que “surgen de la nada”.

– Los amigos y la familia expresan sus dudas para que siga conduciendo.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

¿Cómo afectan los medicamentos a la conducción?

Medicamentos que pueden dar positivo en controles de tráfico

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×