En más breve de lo que creemos y muy casualmente con la llegada del verano, está previsto que la Dirección General de Tráfico (DGT), incorpore 15 nuevos cinemómetros laser a su particular colección de radares. Un momento en el que se juntan la reciente prohibición de los detectores de radar y los continuos desplazamientos de las vacaciones en las carreteras.

Para estrenar las vacaciones de muchos conductores y el buen tiempo que anima a desplazamientos, la DGT tiene previsto nuevos fichajes para la vigilancia de las vías. Se trata de los conocidos Autovelox 105 S.E, una variedad de cinemómetro que cuenta ya con una  sólida trayectoria ante los 16 que se compraron el pasado año en julio. Una compra que implicará un gasto por cada nuevo radar de 72.016 euros.

Su utilización, aunque puede servir de manera fija, tiene toda la pinta de que seguirá los pasos por los que Tráfico abogó este año, haciendo de su uso una manera móvil. Su incorporación no será inmediata, dado que se encuentra en proceso de licitación, pero la idea es que la DGT pueda hacer uso de ellos a mediados de este verano. Un momento realmente interesante por lo que a número de desplazamientos de vehículos se den en las carreteras españolas.

Este tipo de radar es el más utilizado por la DGT, debido a que puede realizar sus funciones tanto en montaje para sistema trípode como en un coche patrulla, lo que implica grandes garantías para ejercer su misión de controlar según las circunstancias y de manera móvil. Los gastos en los que se invierte periódicamente, mientras otros se quedan desatendidos.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×