El-castigo-de-143-euros-para-los-agentes-que-no-pongan-suficientes-multas

El ánimo recaudador está a pleno rendimiento y de no ser así implica castigos para los agentes que no cumplan con lo dispuesto. La nueva Instrucción de Tráfico ha dado ciertas directrices a la dirección de la Guardia Civil por las que se pretende, a través de la presión, que aumente el volumen de multas de tráfico a los conductores.

En contra del criterio y sentido del deber de los profesionales, se ha aprobado una instrucción que no estará aislada de críticas y polémicas, al intentar con ella que los agentes aceleren el pulso con bolígrafo y libretas en mano, a la hora de poner multas de tráfico. Lo dispuesto en la práctica implica que los agentes deben acelerar su visión en busca de la infracción para alcanzar la puntuación exigida por sus superiores y en caso de contar con amonestaciones por esta razón, se verán expuestos a castigos económicos.

A la tercera advertencia de no haber logrado los objetivos dispuestos en la puesta de multas de tráfico, se les retirará a los agentes el complemento de seguridad vial que consta de 143 euros. Una imposición que desde el sindicato Unión GC califican de “abusiva, injusta y discriminatoria que camufla el pago de productividades según la capacidad sancionadora”.

La explicación a más controles y radares en carretera

Una nueva pauta sobre la que pesan y por la que se están intensificando los controles de drogas y alcoholemias y el persistente uso de radares móviles en las carreteras a la caza de multas de tráfico masivas, no tanto por la preocupación por la seguridad de los conductores, sino por interés recaudatorio que deriva de toda esta nueva premisa.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×