Es lo más parecido a lo que denominaríamos como ‘el coche Fantástico’ dado que su complejo sistema le permite saber en todo momento las preocupaciones o pensamientos que el conductor tiene, maniobrando de manera extrema en caso de estar ante una emergencia. Un gran paso hacia la conducción inteligente y autónoma que puede ser determinanten en algunas cuestiones de seguridad vial.

El coche que te lee los pensamientos es una ingeniería a cargo de la Royal Automobile Club of Western Australia (RAC) que por ahora está en fase de pruebas pero que supone toda una revolución no sólo en el mundo del motor y la conducción autónoma, sino también en lo referente a seguridad vial. Una compleja maquinaria que requiere de la ciencia y saber de la neurología para poder llegar a ver la luz.

La columna vertebral del sistema reside en una especie de interfaz cerebral que el conductor lleva acoplada en la cabeza. Junto a esto también trabaja conjuntamente un giróstopo, un pequeño mecanismo que mide el número de veces que un conductor gira la cabeza de un lado a otro.

La actividad cerebral es procesada en todo momento a través de este dispositivo así como los improvisados giros, pudiendo captar cualquier mínimo síntoma de distracción o cansancio y en esos casos, el propio vehículo ser el el encargado de reducir automáticamente la velocidad sin necesidad de ninguna orden.

Un paso más hacia la conducción no sólo autónoma, sino también extremadamente inteligente. Y un alivio más para la Dirección General de Tráfico (DGT), en caso de que prospere dicho vehículo, debido a que una de sus principales guerras y preocupaciones se encuentra en lo referente a las distracciones al volante.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×