La efectividad de los radares, que controlan determinados puntos de la carretera, además de los controles sorpresa, más a traición y con fines recaudatorios, han hecho mella en los conductores, que más precavidos han tomado buena conciencia de la situación y esto se refleja en las estadísticas.

Las multas de tráfico han descendido y esto viene motivado en parte por la crisis económica que no pasa desapercibida para los conductores que tienen que hacer frente a muchos pagos como para llevarse sorpresas extra convertidas en sanciones. Si a ese temor de llegar mal a fin de mes, se le suman gastos imprevistos es lógico que se tenga más que nunca respeto a los radares de velocidad.

Esto queda plasmado en el caso de Valladolid, que sirve como ejemplo para ilustrar el temor que se tiene a los radares. Con sus cuentas y número en mano la capital vallisoletana ha llegado a notar un descenso del 30 % en multas de tráfico desde la implantación de su red de radares fijos. Una cifra muy lejana de lo que se obtuvo en 2009, coincidente con ser anterior a la implantación de estos controles fijos.

Este cambio tan radical ha encontrado su explicación en estos vigilantes de las calles, que más efectivos que las propias personas, son difíciles de burlar y siempre recogen instantánea y datos de los conductores, que pueden ser impedimentos suficientes a la hora de plantear un recurso.

Por eso decididos a no ser conejillos de indias, los vallisoletanos han decidido mostrar una actitud más cívica y respetuosa con las normas de tráfico que se ha aprendido a base de esfuerzo y de lo que se conoce y recoge popularmente en el refrán que dicta que ‘la letra con sangre entra’. Las multas de tráfico son un buen pretexto para respetar los límites de velocidad.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×