El timo del atropello a peatones en pasos de cebra

La picaresca no tiene límites y siendo conocedores de varios ejemplos de una práctica que ha nacido en el centro de Madrid, resulta interesante y de gran valor darla a conocer a los inocentes conductores para que no sumen nuevas cifras de víctimas de robo y no se extienda a otros posibles focos urbanos.

El escenario para llevar a cabo este timo, está cuidadosamente estudiado, buscando aglomeraciones y pasos de cebra, como la combinación perfecta para aglutinar improvisadas concentraciones que dan un punto de realismo a esta estafa que resulta un vulgar robo, aunque con actuación incluida.

En estos pasos de cebra, dos ladrones actúan como peatones, aprovechando la espera para confundirse con el resto. En un momento puntual y muy decisivo se lanzan a la carretera, cuidándose muy mucho de no llegar a ser atropellados pero simulando la acción con tal realismo que no dudarán en lanzar al aire todos los objetos que llevan encima y que irán desde llaves, bolsas, hojas de papel… con tal de confundir al conductor.

Una distracción y otro brazo ejecutor

De esta manera aunque prácticamente consciente de no haber cometido tal imprudencia, el conductor no dudará en bajarse y socorrer al supuesto afectado, aprovechando el otro compañero de robo, la oportunidad para lanzarse a abrir la puerta del copiloto del coche y sustraer de la forma más rápida posible todo lo que encuentra a la vista, principalmente carteras y bolsos, para después desaparecer de inmediato.

Para entonces el falso atropellado ya tendrá en mente su coartada, dejándose ayudar por el inocente conductor o incluso haciendo como si no hubiese pasado nada o fuera un simple  traspiés, para reanudar con diligencia su marcha, dejando atrás al timado que en poco tiempo se dará cuenta de lo que realmente ha pasado.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×