No todas las multas de tráfico que nos puedan poner responderán al patrón de un exceso de velocidad o de saltarse un semáforo en rojo aun sabiendo que son acciones completamente penalizadas. En muchas ocasiones podemos ser víctimas más de la propia ignorancia y de una correcta preparación para determinadas situaciones que nos llevarán también por el camino tortuoso de las sanciones.

La falta de formación y preparación puede ser la causante de poner en peligro nuestra vida en la carretera y la de los demás, por lo que aunque tengamos la mejor de las intenciones si no seguimos las pautas que marcan el guión de seguridad vial, no servirá de nada ser servicial ni aun para librarse de las multas de tráfico.

Por ello para evitar que se tenga poca preparación y no se caiga en situaciones que puedan provocarnos una sanción y principalmente comprometer nuestra seguridad y la de los demás, os vamos a dejar a continuación una serie de consejos útiles para evitar circunstancias peligrosas en caso de socorrer a alguien tras un accidente o avería:

1. Hacer lo que se pueda sin arriesgar ni buscar peligro
No se puede crear un mal mayor ante un accidente, ni debemos ser un estorbo en la carretera. Todo lo que se haga tiene que ser con cabeza y velando en todo momento por la seguridad. Por tanto tener la prudencia como norma y bandera para no generar más problemas en el ambiente.

2. Correcta señalización del lugar
El tiempo y previsión son las armas con las que cuenta todo conductor. Sin embargo pueden ser instrumentos de doble filo si ante una circunstancia no se puede obrar a tiempo y no funcionan correctamente los reflejos. Por ello y atendiendo a que la conducción debe evitar los más posible sobresaltos en carretera, ante un accidente o avería el conductor deberá señalizar el lugar y el problema con suficiente antelación para que el resto de conductores no les genere esta circunstancia ningún problema a añadir a la escena. Los triángulos y un correcto marcaje del lugar serán vitales para preservar todo peligro y ayudar al auxilio.

3. Utilización siempre del chaleco reflectante
Ni por estética ni por ser excesivamente minuciosos. El chaleco reflectante es obligatorio por nuestra integridad física. Siempre tendremos que llevarlo al bajar del coche, además de caminar por detrás de la valla de seguridad o muro de la mediana hasta la situación del conflicto para ver lo ocurrido e informar al 112.

4. Socorrer a las víctimas
La mejor ayuda en un caso extremo o de un accidente para socorrer a las víctimas es intentar protegerlas para evitar otro siniestro y en caso de tener conocimientos, practicar los primeros auxilios, llamando siempre como prioridad a los servicios de emergencia. Una buena actuación a tiempo puede salvar vidas, pero el hecho de intentar prestar auxilio que no exponga más vidas como podría ser el caso del siguiente vídeo. Ayudar no es ser irresponsable ni cometer infracciones en el intento.

Artículo relacionado:

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×