Recientemente publicamos una noticia en la que se comprobaba el descontento de muchos conductores madrileños que castigaban al sistema porque no llegaban los avisos de sus multas de tráfico a tiempo y les tocaba luego pagar. A raiz de esto y para ahondar más en el problema, 20 Minutos ha comprobado cómo muchas de esas personas a las que no les llegó el aviso a tiempo, tienen ahora desde nóminas embargadas hasta nombre y apellidos en la lista de morosos.

Una cruel realidad que muestra cómo los fallos de tramitación tienen víctimas con caras y situaciones muy características que están peleando incansablemente para en muchos de esos casos recurrir estas multas que consideran del todo “injustas”, al no haber podido optar ni a descuentos ni a la información necesaria. Los motivos más habituales que justifican esta falta de avisos se debe a errores en el sistema clásico de entrega postal o también a los fallos del Testra, surgidos por la inclusión de multas de tráfico anteriores a la fecha de noviembre de 2010.

Ante una situación similar, lo primero que tienen que plantearse los afectados es ¿qué se puede hacer? La mejor respuesta para ello, sin niguna duda, se basa en recurrir y esperar que la justicia haga su trabajo. Esta es la única solución para que estos errores no caigan en saco roto y se devuelva el dinero y la propia razón a los pacientes afectados.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×