Pregonar con el ejemplo no es lo que mejor saben hacer nuestros políticos y en plena campaña y retorno de la Operación de Semana Santa, el concejal de Seguridad de Pamplona ha sido el que en esta ocasión ha protagonizado la nota discordante con la ley y la propia seguridad vial.

Ignacio Polo, concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Pamplona ha topado con los agentes de la Guardia Civil. El motivo lejos de hacer gala a su cargo de velar por la seguridad de los ciudadanos, es por una circunstancia totalmente opuesta: conducir con una tasa de alcohol que triplicaba casi el máximo legal. Unos hechos que le han valido una multa de tráfico de 500 euros y la pérdida de seis puntos de su carnet de conducir.

Con una repercusión que empieza a copar titulares y debates, al ser un claro mal ejemplo de lo que se intenta inculcar a los conductores a base de campañas y multas de tráfico por alcoholemía, el concejal de Seguridad de Pamplona le queda ahora un largo camino para poder lavar su imagen tras este grave incidente en la conducción. Al parecer los hechos tuvieron lugar en la tarde del Domingo de Resurrección, cuando al sacar el vehículo de un estacionamiento junto a la plaza de toros, golpeó a otro vehículo que se encontraba aparcado en la zona.

La casualidad hizo que la maniobra fuese vista por un agente que no dudó en hacerle la pertinente prueba a Ignacio Polo que dio un resultado de 0,65, cuando la tasa máxima legal es de 0,25 por lo que rápidamente fue trasladado a la dependencias de la Policía Municipal donde una segunda prueba confirmó los resultados. Salvo que existiese un error en los aparatos de medición, no contaría con nada con lo que excusarse este político que puede agradecer que todavía no está en vigor, por muy poco, la nueva Ley de Tráfico que podría haberle salido más cara al margen de estos resultados.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×