Todos somos iguales ante la ley, y de eso no cabe duda, o al menos no debería hacerlo. Pero si eres la Guardia Civil de Tráfico deberías saber quién es tu jefazo, aunque acabe de llegar. Esto es lo que no sabía un Guardia Civil que paró hace solo unos días a la mismísima María Seguí en un control de alcoholemia en la Autovía de Toledo.

Según informa El Confidencial Digital, la nueva directora general de Tráfico sopló por la boquilla del etilómetro y su tasa de alcohol… 0,0. Eran las 7:40 de la mañana de un domingo, no había bebido ni una gota de alcohol.

Cuál sería su sorpresa cuando Seguí le dijo: "Creo que usted no va a olvidar fácilmente este día". El agente, que no entendía nada, se debió quedar más asombrado aún cuando ésta le dijo que "ayer sábado el Boletín Oficial del Estado publicaba mi nombramiento como nueva directora general de Tráfico".

Él sin saberlo, claro. Pero la experta en seguridad vial no le abroncó por no conocerla, sino que le felicitó por haberse "comportado de forma impecable".

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×