Todos experimentamos nuestros primeros pasos con el coche apoyados en un profesor de autoescuela. Sus lecciones, riñas y frenazos son parte ya de nuestra experiencia al volante, así como sus consejos en referencia a la seguridad vial y a las multas de tráfico. El problema se presenta cuando este encargado de nuestra formación no predica con el ejemplo y desde su asiento incurre a una muy grave infracción.

En las inmediaciones de la localidad de Puertollano en Ciudad Real han contado con un caso de absoluta rebeldía en lo que a profesionalidad se refiere de una profesora de autoescuela. La infractora en cuestión fue interceptada por la Guardia Civil tras sufrir un accidente con el coche de la autoescuela y tras las pertinentes pruebas de alcoholemia se verificó que daba positivo en el control.

Un comportamiento temerario dado que iba en el coche enseñando a un alumno cuando sufrió un accidente a la altura del kilómetro 1,500 en la carretera CR-502 (Puertollano-Mestanza), hecho, que alertó a la Guardia Civil para someter a la profesora a la correspondiente prueba de alcoholemia y para su sorpresa comprobar que la docente había bebido y estaba dando impasible su clase de conducir.

Un capítulo bastante serio y negro que no sólo empañará el historial de esta docente al volante sino también de su propia autoescuela ante el poco respeto demostrado por la seguridad vial que tanto se protege. Y es que no hay nada más negativo y triste que un maestro que no predique con el ejemplo.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×