Como si se tratase de un auténtico culebrón, la telaraña que se elaboró en Lugo para evitar tener que pagar multas así como librarse también de la retirada de puntos del carnet en muchos casos, se ha saldado con 78 personas imputadas de las cuáles ya hay nombres y apellidos de los dos presuntos artífices: el exsubdelegado del Gobierno, Jesús Otero y el exjefe provincial de Tráfico, Julio González.

El escándalo mayúsculo que ha supuesto descubrir una operación en donde los sobornos, fraudes y amiguismos, eran continuos para evitarse pagar las multas de tráfico y en la que están implicados desde políticos hasta policías, ha supuesto un duro golpe para los ciudadanos gallegos, que ven ahora con claridad como en todos estos meses se ha hecho más que realidad el popular refrán de “el que tiene padrino es el que se bautiza”.

Y es que hay documentos más que evidente que ratifican este ‘compañerismo’ de Jesús Otero en el mundo de la política y de la gestión pública, que fueron sus dos principales grupos protegidos a la hora de librarles de multas. En uno de los expedientes sancionados hay una carta con membrete “de un partido político” donde uno de los afiliados se dirige al subdelegado para que no le sea impuesta una sanción a una “compañera” por entender que sería injusto. Los ejemplos como éste se repiten en numerosos casos.

Sin embargo en otras ocasiones el que se dedicaba a perdonar estas multas por otro lado era, el Jefe Provincial de Tráfico, que operaba siempre con el mismo método. Hacía las anotaciones en los expedientes indicando bajo las iniciales ‘TS’, que significaban terminado por sobreseimiento, sin que se cumpliera trámite administrativo alguno. De esta forma se dejaban prescribir y los interesados, salían libres de multas.

Una trama que ahora se ha destapado y que para el mayúsculo escándalo ha puesto de manifiesto y en la palestra el tema de los amiguismos y favores que entre políticos y entes públicos se establecen. Un día una multa perdonada, otro el desempeño de un cargo a dedo y sin cualificación. Una línea delicada y más en estos tiempos difíciles que aleja sin lugar a dudas a los poderosos políticos del cada vez más cansado pueblo.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×