Aunque utilizar el móvil al volante está totalmente prohibido durante la conducción y está penalizado como una infracción grave, muchos se resisten a abandonarlo cuando se suben al coche. Las multas y pérdida de puntos no son suficientes castigos para los más adictos a esta tecnología y es por ello que os presentamos aquí algunas de las excusas más ocurrentes que muchos conductores han utilizado para intentar salvar su peligroso comportamiento:

Los hay del todo dramáticos que utilizan el viejo pretexto de la necesidad de estar informados porque han sufrido un percance en su casa y algún familiar se encuentra en el hospital, rupturas amorosas u ofertas de trabajo interesantísimas, pero sea el caso que sea, sin manos libres está prohibido y multado el empleo del móvil. Otros utilizan la misma sinceridad cuando se ven acorralados como el caso de un conductor que se desahogó indicando que “lo uso constantemente, ya era hora de que me atraparan”. Ataque de verdad que no le valió el perdón de la multa de tráfico correspondiente.

Otros, los menos pícaros y más nerviosos han ofrecido más datos si cabe a la Policía de sus acciones, consiguiendo con ello no sólo el susto de las autoridades, sino también incrementar su castigo. Es este el caso de dos conductores que contestaron ante su detención, uno que “no estaba hablando por teléfono, solo buscaba una cosa en Internet” o el otro, “no hablaba con nadie, respondía un correo electrónico”. Para decir eso, mucho mejor estar callado y agachar la cabeza.

La excusa de la exnovia

Y entre las situaciones que nos hacen plantearnos en qué mundo estamos viviendo y no sabemos si reir o echarnos las manos a la cabeza, están los tres ejemplos siguientes de excusas del todo ocurrentes. Una de ellas la protagonizada por un conductor que tras ser detenido culpaba de ello a su exnovia, alegando que era una acosadora e instantaneamente solicitaba la ayuda a la propia Policía. Otro, que indicaba que estaba respondiendo para afirmar que no podía hablar por teléfono y un último que se saltaba un semáforo e intentaba justificarse diciendo que no lo vio porque estaban hablando por móvil.

La ocurrencia está servida y también la diversión con estos casos extraños para escapar de las multas por hablar al teléfono mientras se conduce.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×