Cometer una multa de tráfico no siempre implica una conducción temeraria o los conocidos excesos de velocidad. Hay mucha formas de infringir las normas y en determinados casos pequeños despistes que ignoramos o subestimamos pueden ser los responsables de que nos llevemos a casa la correspondiente sanción.

Entre estas multas consideradas como leves, sin embargo bastante frecuentes, está para algunos, el hecho de ignorar que cuando se es nuevo en la conducción, la L tiene que ser un elemento obligatorio en el coche. La idea de estos conductores noveles es pasar desapercibidos y poder circular sin pasar vergüenza o ser estigmatizados. Sin embargo esta placa es necesaria para que el resto de conductores sean pacientes y entiendan posibles errores del conductor que la lleva.

Y aunque la normativa ha experimentado cambios en este punto, dado que los noveles pueden ir a las velocidades genéricas como todos los vehículos, no están por ello exentos de dejar su L escondida de la vista del resto. El hecho de no llevarla supone una multa de 150 euros, sin retirada de puntos o también de situarla en un lugar inadecuado. Lo correcto es que se encuentre en el cristal trasero, parte inferior izquierda para no dificultar la visibilidad del conductor.

Otra de las multas estrella que en estos días resulta más que nunca controlada por la Dirección General de Tráfico (DGT), es todo lo que tiene que ver con la ITV. Un punto especialmente delicado que nos obliga a conocer todos los motivos por los cuáles podremos ser multados.

El hecho de subestimar esa pequeña pegatina indicadora de que se ha logrado pasar con éxito la inspección técnica de nuestro vehículo, puede ser motivo de sanción para los más despistados. El distintivo V-19 indica que el vehículo ha superado favorablemente la inspección técnica periódica, así como la fecha en la que debe hacerse la próxima visita. Su colocación, bien a la vista, tiene por norma que sea en el ángulo superior derecho del cristal delantero.

Si la famosa pegatina no estuviera visible por alguna razón, podríamos ser víctimas de una infracción catalogada como leve pero que nos llevaría a desembolsar hasta 100 euros de multa por no caer en la cuenta de las obligaciones por pequeñas que sean, que tiene todo conductor con su vehículo.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×