Cuando decimos que de las multas de tráfico no se salva nadie  y que son una auténtica plaga en la actualidad, no lo decimos en vano, porque ya ni en camposanto se puede uno descuidar. Tanto es así, que hay ejemplos concretos que demuestran que las sanciones aún después de haber fallecido la persona, siguen llegando con toda tranquilidad.

Muy recientemente esto ha pasado en Barcelona donde una mujer muerta ha recibido hasta un total de tres multas de tráfico del mismo vehículo, aunque en el caso de la primera sanción todavía no había fallecido. Al parecer todo se ha debido a un error que lejos de subsanarse se ha mantenido en el tiempo hasta llegar a este límite tan irónico como grotesco.

La primera de las multas llegó a casa de María José en agosto de 2011 cuando su madre todavía estaba viva. La sanción era de 200 euros y el motivo era que había aparcado un todoterreno en un carril bus. El primer error ya se hizo evidente, dado que no disponía de ningún coche y menos de un todoterreno por lo que se recurrió la multa de tráfico y ésta se archivó.

Tráfico y su error con los datos

Esta situación no quedó ahí y un año más tarde llegó otra sanción del mismo coche y hasta una tercera durante este verano. El motivo se debe a una equivocación en los datos de Tráfico, por los que el propietario del vehículo infractor cuenta con un DNI que sólo varía un número del de la mujer fallecida. Un error que está suponiendo un grave trastorno para la familia que no encuentra ni explicación ni descanso a lo que demanda y no corrige Tráfico.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×