Se trata del colectivo más vulnerable en las vías pero no por ello en muchos casos se les quita responsabilidad ante las infracciones o accidentes que se llegan a producir. Los peatones también faltan a las normas y les cuestan aunque menos extendido en la práctica, sus correspondientes multas de tráfico.

Los viandantes tendrán que pagar sanciones y tienen una responsabilidad siempre económica ante una serie de casos que con las prisas de la rutina pueden pasar desapercibidos de primeras. Entre estas acciones destaca el hecho de no seguir las indicaciones del personal existente en un tramo de obras. Bajo estas circunstancias ellos son los agentes y serán los que controlen los cruces y los momentos oportunos para poder pasar sin ningún peligro.

Otra de las normas que tienen que cumplir siempre los peatones para evitarse multas de tráfico y sobre todo para velar por su seguridad es la utilización obligatoria del chaleco reflectante reglamentario cuando se salga del vehículo y se ocupe la calzada o el arcén de una vía interurbana. Si hay un acompañante en el momento preciso aunque no es obligatorio también es muy recomendable que lleve puesto este chaleco. En estos casos está más en juego la seguridad que el pago de las multas de tráfico.

Del mismo modo, los peatones tienen que tener especial cuidado si quieren no ser sorprendidos en una sanción si caminan por mitad de una calzada, existiendo una zona peatonal transitable. Esto puede encontrar su excepción si tienen que arrastrar o empujar un vehículo de reducidas dimensiones como una silla de ruedas o un carrito de niños, pero poniendo especial cuidado al tráfico que venga en cada momento. En todo caso, siempre y como obligación total estos tendrán que circular por la izquierda cuando vayan por una vía interurbana salvo que las circunstancias lo impidan.

Pero lo que más sustos con diferencia produce en los peatones y lo que más multas de tráfico les puede implicar en caso de ser vistos por un agente, tiene su ser en saltarse semáforos en rojo. Una práctica muy habitual que no sólo les vale una multa que está entre los 100 y 200 euros, sino que puede salirles especialmente caro, porque es un riesgo muy grande para su seguridad.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×