En plena Operación Salida, Tráfico cuenta con un trabajo añadido al de mantener estable y sin infracciones las carreteras españolas. Lo último que llega desde Rusia para burlar la capacidad de control de los radares, es una pegatina que dificulta la lectura a los dispositivos, librando de las sanciones a los conductores.

En uno de los momentos de más vorágine y descontrol en las carreteras, ha surgido un nuevo problema que Tráfico está intentado controlar radicalmente. Es por ello que a los tradicionales controles, se le suma uno nuevo en las vías, destinado a comprobar que las matrículas de los vehículos no cuentan con la última artimaña en el mercado para burlar a los radares.

Se trata de una pegatina o adhesivo negro con idéntica forma a los números y letras de la placa. Éste se superpone a la matrícula original dificultando la identificación del vehículo ante los insistentes flashes de los radares. Una idea que ha proliferado y que es un nuevo problema para los agentes en las carreteras, tras hacerse oficial la prohibición de los detectores de radar a partir del próximo 9 de mayo.

Lejos de todo lo que se ha ido diciendo y poniendo en práctica como la laca o los discos colgados que reflejan e impiden la correcta fotografía de los radares, esta última modalidad venida de Rusia parece que resulta efectiva de cara a impedir la identificación del conductor que ha cometido la infracción. Por ello se ha convertido en preocupación y foco de control de los agentes en esta especial Operación Salida de Semana Santa.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×